lunes, 2 de mayo de 2016

ELLA


Tu mirada azul, penetrante, me cautivó el alma. Al principio, te molestó mi impertinencia, pero con el paso del tiempo, te fuiste acostumbrando a mi modo de ser. Las calles de mi barrio, Trinitat Nova, fueron testigos, de la pasión que despertabas en mi. Bajábamos a tu casa, cogidos de la mano , comiéndonos a besos, compartiendo sonrisas y lágrimas.

Siempre amé este barrio mío, que tú dejaste, por buscar otros amores.

Soy un muchacho tranquilo y soñador.

Eran tiempos de divertidos guateques,de estúpidas peleas, de celos infundados. Días de Sandro Giacobbe, del jardín prohibido, en aquel primer beso, qué me distes.Tiempos de viajar a Venus en un barco.

Esto ocurrió hace años, el paso del tiempo ha adormecido mi pasión y mi carácter sereno, consigue a veces olvidarte. A veces creo oír tu voz y alguna chica me recuerda a ti, pero es sólo una ilusión. Hoy amanecí feliz, porque en sueños te he vuelto a tener, como en aquel entonces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

se agradecen tus comentarios